La Reforma Protestante con todos los sucesos ocurridos en Europa desde el siglo XIV hasta ahora. Lutero pega las 95 tesis en la puerta de su templo y asi se separa de la iglesia romana.

Venta de Indulgencias


Venta de Indulgencias




JohannTetzel.
El monje dominico Johann Tetzel cuyo nombre pasó a la historia, indisociablemente ligado al llamado "tráfico de indulgencias" (nació en 1465 en Pirna, falleció el 11 de agosto de 1519 en Leipzig) se encargó de la venta de indulgencias en numerosas regiones de Alemania.
Tezel, ingresó en 1489 en el monasterio dominicano de San Pablo. En 1504 comenzó la venta de indulgencias. En 1517, el arzobispo Alberto de Brandeburgo lo nombró subcomisario para la venta de indulgencias en la provincia eclesiástica de Magdeburgo. Su actuación se cuenta entre los factores que decidieron a Martín Lutero a lanzar la reforma protestante
Hasta el fin del siglo XVI la venta de indulgencias estaba rigurosamente reglamentada, solo determinadas penas temporales podían ser redimidas con dinero y en ningún caso sin que mediase arrepentimiento. Pero debido a la creciente necesidad de fondos del papa León X, que necesitaba cada vez más dinero para hacer frente a los costos de la construcción de la basílica de San Pedro, Roma comisionó a la banca Fugger de organizar el comercio de las indulgencias.
Las reglas se flexibilizaron gradualmente. Se llegó así a que, aún sin confesión de un sacerdote podía un pecador librarse de las consecuencias de su pecado mediando la compra de una indulgencia. Por ejemplo, por robo de bienes eclesiásticos y perjuro se podía llegar a pagar 9 ducados, el perdón por asesinato podía obtenerse por 8 ducados.[1] Luego se extendió la venta de indulgencias para los pecados de personas fallecidas con la finalidad de acortar su estadía en el purgatorio y para pecados futuros aún no cometidos.
La mitad del resultado de la venta se destinaba a la construcción de la basílica de San PedroAlberto de Brandeburgo y otros intervinientes. En efecto, el arzobispo estaba a su vez fuertemente endeudado con la poderosa familia Fugger que había financiado su accesión a la sede del obispado de Maguncia, pese a que ello era eventualmente objetable desde la perspectiva del derecho canónico (simonía). Una parte de los resultados de la venta debía utilizarse para desinteresar tal acreedor. Tetzel, quien al origen era un predicador estimado y tenía adecuadas dotes oratorias, había sido elegido como cabeza visible para ejecutar tales operaciones en el terreno. Así, durante las ventas efectuadas por Tetzel estaban siempre discretamente presentes representantes de los Fugger en Roma, el resto a ser dividido entre el arzobispo para controlar el desarrollo las operaciones y asegurarse de la parte que se destinaría al pago de la deuda.
Tetzel iniciaba sus ventas de indulgencias voceando el lema
"Tan pronto la moneda en el cofre resuena, el alma al cielo brinca sin pena"
Tal procedimiento, un tanto indelicado, no dejó de suscitar la desaprobación de incluso miembros de la Iglesia. Tetzel operaba en principio en Magdeburgo, pero a esta ciudad llegaban habitantes de Wittenberg atraídos por la posibilidad de liberarse del peso de sus pecados pagando una cierta suma de dinero en lugar de penitencia.
Martín Lutero, que era confesor de muchos de los habitantes de Wittenberg, desaprobaba agriamente este comercio. En su opinión, tales transacciones eran vergonzosas y lejos de liberar a los pecadores, agravaban aún más lo pecaminoso de sus acciones. Estos eventos, precipitaron el 31 de octubre de 1517 la publicación de Las 95 tesis de Lutero en Wittenberg iniciando el proceso conocido como la reforma protestante.

Bajo la firma de Tetzel, se publicaron en 1518 "50 tesis" en respuesta a las 95 tesis, pero se probó que el verdadero autor es el teólogo alemán Konrad Wimpina.

Desprestigiado, Tetzel tuvo todavía que hacer frente a acusaciones de malversación de fondos y de inmoralidad, pero fue absuelto. Enfermo, se recluyó en un monasterio en Leipzig donde murió el 11 de agosto de 1519.

En su lecho de muerte de Tetzel, recibió de Lutero palabras de consuelo donde le manifestaba que no lo consideraba responsable de los sucesos en curso.

Uno de los cofres que presuntamente se habrían utilizado para guardar lo recaudado de las ventas de Tetzel se encuentra en el museo estatal de Braunschzeweig, en la vieja alcaldía (Altstadtrathaus). Proviene de la capilla de San Pedro, del palacio Süpplingenburg donde Tetzel habría predicado. Tiene protecciones de hierro y manijas para su transporte. En su parte anterior se encontraban 3 cerraduras que, se dice, sólo podían ser abiertas en presencia de representantes de la curia romana, de los Fugger y de Alberto de Brandeburgo. Sus medidas son de 40,7 x 82,5 x 47,5 cm.

Otro cofre se econtraría en la Iglesia de San Nicolás en Jüterbog. Un tal Hans von Hake lo habría entregado a Jüterbog luego de habérselo arrebatado a Tetzel. Según los relatos de la época, Hans von Hake, habría preventivamente comprado a Tetzel una indulgencia para pecados futuros el día precedente.[2]

Un último "cofre de Tetzel" sería el que se expone en la Iglesia de San Pedro y San Pablo en Görlitz.
body .navbar{ height: 0px; }