La Reforma Protestante con todos los sucesos ocurridos en Europa desde el siglo XIV hasta ahora. Lutero pega las 95 tesis en la puerta de su templo y asi se separa de la iglesia romana.

Catecismo menor de Westminster 2a Parte

79) ¿Cuál es el décimo mandamiento?
El décimo mandamiento, es: "No codiciarás la casa de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo".
É xodo 20:17

80) ¿Qué se exige en el décimo mandamiento?
El décimo mandamiento exige que nos contentemos con nuestra propia condición, y que tengamos siempre una justa caritativa disposición de ánimo respecto de nuestro prójimo y de todo lo que es suyo.
Hebreos 13:5: I de Timoteo 6:6; Levítico 19:18; 1 de Corintios 13:4-6

81) ¿Qué se prohíbe en el décimo mandamiento?
El décimo mandamiento prohíbe todo descontento de nuestra propia condición; la envidia, o pesar del bien de nuestro prójimo; y todo deseo o aflicción desordenada hacia las cosas que son suyas.
1 Corintios 10:10; Gálatas 5:26; Colosenses 3:5

82) ¿Puede algún hombre guardar perfectamente los mandamientos de Dios?
Ningún mero hombre, desde la caída, puede en esta vida guardar perfectamente los mandamientos de Dios, mas diariamente los quebranta en pensamiento, en palabra y en hecho.
Romanos 8:8, 3:9-10; Santiago 3:2

83) ¿Son igualmente detestables todas las transgresiones de la ley?
Algunas transgresiones en sí, y por razón de circunstancias agravantes son más detestables que otras a la vista de Dios.
Salmo 19:13; Mateo 11:24; Hebreos 10:29

84) ¿Qué es lo que todo pecado merece?
Todo pecado merece la ira y maldición de Dios, tanto en esta vida como en la venidera.
Gálatas 3:10; Santiago 2:10; Mateo 25:41
85) ¿Qué nos exige Dios para que escapemos de la ira y maldición que hemos merecido por el pecado?

Para que escapemos de la ira y maldición de Dios que hemos merecido por razón del pecado, Dios exige de nosotros la fe en Jesucristo, el arrepentimiento para vida, y el empleo diligente de todos los medios externos, por los cuales Cristo nos comunica los beneficios de redención.
Hechos 20:21; II de Pedro 1:10; Hebreos 2:3; I de Timoteo 4:16

86) ¿Qué es la fe en Jesucristo?
La fe en Jesucristo es una gracia salvadora por la cual recibimos a Cristo como nos es ofrecido en el Evangelio, y confiamos solamente en él para la salud.
Hechos 16:31; Hebreos 10:39; Juan 1:12; Filipenses 3:9; Apocalipsis 22:17

87) ¿Qué es el arrepentimiento para vida?
El arrepentimiento para vida es una gracia salvadora por la cual el pecador teniendo un verdadero sentimiento de sus pecados y conociendo la misericordia de Dios en Cristo, con dolor y odio de sus pecados se convierte de ellos a Dios, con plena determinación de alcanzar una nueva obediencia.
II de Corintios 7:10; Hechos 2:37; Lucas 1:77-79; Jeremías 31:38-39; Romanos 6:18

88) ¿Cuáles son los medios externos y ordinarios por los cuales Cristo nos comunica los beneficios de la redención?
Los medios externos y ordinarios por los cuales Cristo nos comunica los beneficios de la redención, son sus ordenanzas, y especialmente, la palabra, los sacramentos y la oración; a todos los cuales hace él eficaces para la salvación de los elegidos.
Hechos 2:41-42

89) ¿Cómo viene la palabra a ser eficaz para la salvación?
El Espíritu de Dios hace que la lectura, y aún más especialmente la predicación de la palabra, sean medios eficaces de convencer y de convertir a los pecadores, y de edificarles en santidad y consuelo por la fe, hasta la salvación.
Nehemias 8:8; Santiago 1:21; Hechos 20:32; Romanos 15:4; II de Timoteo 3:15

90) ¿Cómo ha de ser leída y escuchada la palabra para que se haga eficaz para la salvación?
A fin de que la palabra se haga eficaz para nuestra salvación, hemos de prestarle atención con diligencia, preparación de espíritu y oración; hemos de recibirla con fe y amor atesorarla en el corazón y practicarla en la vida.
Deuteronomio 6:6-7; I de Pedro 2:1-2; Salmo 119-18; Romanos 1:16; II de Tesalonicenses 2:10; Salmos 119:11; Santiago 1:25

91) ¿Cómo se hacen los sacramentos medios eficaces de salvación?
Los sacramentos vienen a ser medios eficaces de salvación, no porque haya alguna virtud en ellos, o en aquel que los administra; sino solamente por la bendición de Cristo, y la operación de su Espíritu en aquellos que los reciben con fe.
I de Pedro 3:21; Romanos 2:28-29; I de Corintios 12:13

92) ¿Qué es un sacramento?
Un sacramento es una práctica sagrada instituida por Cristo; la cual, por medio de signos sensibles, representa a Cristo y a los beneficios de la nueva alianza, y los confirma y aplica a los creyentes.
Mateo 28:19, 26:26-28; Romanos 4:11

93 ¿Cuáles son los sacramentos del Nuevo Testamento?
Los sacramentos del Nuevo Testamento son: "El Bautismo y la Cena del Señor"
Hechos 10:47-48; 1 Corintios 11:23-26

94) ¿Qué es el Bautismo?
El bautismo es un sacramento, en el cual el lavamiento con agua, en nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo, significa y sella nuestra unión con Cristo, nuestra participación en los beneficios de la alianza de gracia y nuestro comprometimiento de ser del Señor.
Mateo 28:19 Juan 3:5; Romanos 6:3,5; Gálatas 3:27

95) ¿A quiénes ha de administrarse el Bautismo?
El bautismo no debe administrarse a los que están fuera de la iglesia visible hasta que no profesen su fe en Cristo y su obediencia a él; más los párvulos de los que son miembros de la Iglesia visible, han de ser bautizados.
Hechos 18:8; Génesis 17:7-10; Hechos 2:38-39; I de Corintios 7:11

96) ¿Qué es la Cena del Señor?
La Cena del Señor es un Sacramento por el cual, dando y recibiendo pan y vino según la ordenanza de Cristo, se simboliza su muerte; y aquellos que dignamente lo reciben, son hechos no de una manera corporal y carnal, sino por la fe, partícipes de su cuerpo y sangre, como también de todos los beneficios consiguientes, lo cuál conduce a su nutrimento espiritual y a su crecimiento en la gracia.
I Corintios 11:23-26; Hechos 3:21; I de Corintios 10:16

97) ¿Qué se requiere para recibir dignamente la Cena del Señor?
Para que los participantes reciban dignamente la Cena del Señor, es necesario que hagan un examen del conocimiento que tienen para discernir el cuerpo del Señor; de su fe para alimentarse en él; de su arrepentimiento, amor y nueva obediencia, para que no sea, que recibiendo indignamente el sacramento, coman y beban su propia condenación.
I de Corintios 11:27-32; Romanos 6:17,18

98) ¿Qué es la oración?
La oración es un acto por el cual manifestamos a Dios, en nombre de Cristo, nuestros deseos de obtener aquello que sea conforme a su voluntad, confesando al mismo tiempo nuestros pecados y reconociendo con gratitud sus beneficios.
Salmo 10:17; 145:19; Juan 16:23; 1 de Juan 1:9; Filipenses 4:6

99) ¿Qué regla nos ha dado Dios para dirigirnos en la oración?
Toda la palabra de Dios es útil para dirigirnos en la oración; pero la regla especial es aquella oración que Cristo enseñó a sus discípulos y que comúnmente se llama "La Oración del Señor".
Romanos 8:27; Salmos 119:170; Mateo 9:9-13

100) ¿Qué nos enseña el prefacio de la Oración del Señor?
El prefacio de "La Oración del Señor", que dice: "Padre nuestro, que está en los cielos", nos enseña a acercarnos con santa reverencia y toda confianza a Dios como a un padre que puede y quiere socorrernos; y también a orar con otros y por otros.
Lucas 11:13; Romanos 8.:15; I de Timoteo 2:1-2

101) ¿Qué rogamos en la primera petición?
En la primera petición, que dice: "Santificado sea tu nombre", rogamos que Dios nos ayude nosotros y a los demás hombres a glorificarle en todo aquello por lo cual se da a conocer, y también que él disponga todas las cosas para su propia gloria.
Salmo 67:1-3; Romanos 11:36; Apocalipsis 4:11

102) ¿Qué rogamos en la segunda petición?
En la segunda petición que dice: "Venga tu reino", rogamos la destrucción del reino de Satanás; el progreso del reino de gracia; que nosotros y los demás hombres seamos introducidos y conservados en éste; y que venga pronto el reino de gloria.
Salmo 68:1; Juan 12:31; Mateo 9:37-38; II de Tesalonicenses 3:1; Romanos 10:1; Apocalipsis 22:20

103) ¿Qué rogamos en la tercera petición?
En la tercera petición, que dice: "Hágase tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra", rogamos que Dios, por su gracia nos dé facultad y buena disposición para conocer, obedece y someternos en todo a su santa voluntad, así como lo hacen los ángeles en el cielo.
Mateo 26 39; Filipenses 1:9-11; Salmo 103:20-21

104) ¿Qué rogamos en la cuarta petición?
En la cuarta petición que dice: "El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy" rogamos a Dios, el dador de todo lo bueno, que nos dé una porción suficiente de las cosas temporales, y que con ella nos conceda el goce de su bendición.
Proverbios 30:8-9; I de Timoteo 6:-8; Proverbios 10:22

105) ¿Qué rogamos en la quinta petición?
En la quinta petición que dice: "Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores", rogamos que Dios, por amor a Cristo, perdone gratuitamente todos nuestros pecados; y somos estimulados a pedir esto, porque con su gracia, nos hallamos en disposición de perdonar sinceramente a otros.
Salmo 51:1-2,7; Marcos 11:25; Mateo 18:35

106) ¿Qué rogamos en la sexta petición?
En la sexta petición, que dice: "No nos metas en tentación más líbranos del mal", rogamos que Dios nos guarde de ser tentados a pecar, o que nos sostenga y nos libre cuando seamos tentados.
Mateo 26:41; Salmo 19:13; Juan 17:15; I de Corintios 10:13

107) ¿Qué nos enseña el final de la Oración Dominical?
El final de la Oración Dominical, que dice: "Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria por todos los siglos. Amén", nos enseña a derivar solamente de Dios los incentivos que nos mueven a orar; y también a alabarle en nuestras oraciones, atribuyéndole a él sólo el dominio y el poder y la gloria. Y en testimonio de nuestro deseo y seguridad de ser oídos, decimos: "Amén".
Daniel 9:18-19; Filipenses 4:6; I de Crónicas 28:11-13; I de Corintios 14:16; Apocalipsis 22:20-21


body .navbar{ height: 0px; }